cómo validar bien tu idea antes de montar una startuo
¿Me ayudas a llegar a más gente?Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Hoy os voy a hablar básicamente cómo validar bien una idea incluso antes de buscar cofundador y sobre todo antes de ponerse a desarrollar un producto.

Así que vamos que ahora tengo a las nueve y media tutoría para preparar las entrevistas. Y tenemos que hacer en una semana mínimo 25 entrevistas a clientes potenciales. Para ver si nuestras hipótesis y los problemas que decimos resolver son realmente ciertos y si la gente pagaría por ello.

Ahora os voy a explicar cómo realmente validar BIEN tu idea utilizando las entrevistas

Las entrevistas solo enfocadas a los early adopters.

¿Qué es un early adopter?

Es ese pequeño público objetivo que ya tienen este problema, saben que lo tienen, y además quizás le están poniendo una solución aunque totalmente distinta a la tuya. Puede ser con un competidor o otra totalmente distinta que ni te habías planteado.

Con un ejemplo muy práctico, Facebook cuando nació era sus early adopters era una red social para estudiantes y luego ya llegó a toda la masa social. ¿Por qué esto? Porque la masa social es mucho más exigente y quiere un producto mucho mucho mejor que no tenga errores. En cambio, el early adopter va a ofrecer todo este tipo de posibilidades de probarlo y de avisarte de los fallos que tiene para que los resuelvas sin preocupación alguno. Toda la masa social no es no es así. Va a ser mucho mucho más sencillo que se conviertan en tus primeros clientes (los early adopters).

Una vez ya sabemos a quién vamos a dirigir las entrevistas tenemos que saber muy claro qué es lo que queremos conseguir en estas entrevistas. Al final es validar que realmente tienen ese problema y luego ya sacar más conclusiones. Todo esto te recomiendo que lo pongas en un checklist que son las preguntas que sí o sí te tienen que responder:

  1. Sí han identificado un problema
  2. Qué problemas se le identifica
  3. Si le está poniendo solución
  4. Cómo está poniendo solución

Esto a grandes rasgos que, seguramente, a todo el mundo le sirva. Luego cada uno podría tener sus propias conclusiones sus propios checklist un poquito más avanzados o detallados en base a respuestas que la persona o el negocio esté dando.

A partir de ahí lo que tenemos que hacer con las entrevistas es, sobre todo al principio, crear un perfil de empresa para poder clasificar las respuestas.

Preguntándoles tenemos que sacar la siguiente información:

  1. Nombre de la empresa
  2. A qué sector pertenece
  3. Cuántos clientes tienen al día (más o menos)
  4. Ticket medio por cliente

Ya que como sabrás,  no es lo mismo una empresa que tenga cinco pedidos pero que cada uno le genere mil euros y otra que tenga 100 ó 5.000 y sólo dejen un euro. Así luego poder comparar cada una con el mismo tipo de empresa.

Es importante que las entrevistas no orientarlas a tu producto y no orientarlas a tu problema. Es decir, no puedo decirles “es que creo que tienes un problema en la comunicación o lo que sea”  porque si no, en la entrevista se va a centrar en ese problema. Y lo que queremos saber es si realmente tiene un problema y que nos digan cuál. Para así poder sacar la máxima información posible. No presentar tu producto es muy importante, sobre todo en la primera entrevista. Puede que al final lo presentes, pero (en teoría) y si has seguido los pasos correctos, en este punto no deberías tener ni producto, por tanto, no puedes presentarles nada.

Una vez hayamos hecho las primeras entrevistas, es clave, ir adaptándola según vayamos obteniendo información de nuestros early adopters. Quizás pensábamos que existía un problema, pero, realmente, existe un problema mayor que no habíamos caído, pero que también podemos solucionar. En este segundo caso, lo que tendríamos que hacer sería pivotar nuestra idea hacia la que nos está dando las empresas o negocios que estamos entrevistando.

Pivotar” es una palabra que vas a escuchar mucho en el mundo de las startups. Casi seguro que la idea con la que naces luego cuando te pones a desarrollarla o a investigar sobre ella encuentras trabas o otras cosas mucho más interesantes. Sobretodo, cuando es una idea muy reciente, es normal que se cambie de producto o de problema que se soluciona.

Después de este pequeño parón y enseñarte qué es pivotar y porqué no te tiene que dar miedo hacerlo, es súper importante que al acabar la entrevista, el dueño del negocio te refiera/recomiende a otro (o varios) que pueda tener un problema similar. Con esto, conseguirás que sea mucho más fácil que te respondan porque vienes recomendado por un conocido/amigo de él.

Las primeras entrevistas son las que más cuestan, luego ya pierdes la vergüenza y va todo mucho más rodado. Sobretodo porque al principio es complicado que te contesten, pero si empiezan a recomendarte, al menos, a otra empresa ya tienes, prácticamente, todo el trabajo hecho.

Recuerda que es un paso muy muy importante, y que no debes saltarte. Así podrás conocer mucho más a tu cliente ideal, podrás ver qué le preocupa, y si piensa o no solucionarlo. Al final, es sacar conclusiones de qué es lo que falla y si pagarían por ello. De nada sirve solucionar un problema por el que tu cliente no vaya a pagar. Te ahorrarás muchos disgustos y muchos recursos de tiempo y dinero.

¡Ahora te toca a ti! Sal a la calle y empieza a validar tu producto. Yo lo sigo haciendo con cada idea nueva. Te espero en los comentarios para que me cuentes qué tal te ha ido y cómo han sido tus primeras impresiones.

¿Me ayudas a llegar a más gente?Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone
autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar