Vicent Martí

Si estás aquí es porque quieres conocerme y quieres saber qué hago y qué he hecho. Pues bien, ¡vamos allá!

Soy Vicent Martí, tengo 22 años, y desde hace 3 años, concretamente cuando pasaba a 3º de carrera de Ingeniería Informática, dejé la universidad para emprender. Esto que ahora parece que está muy de moda y que si no haces eres un “fracasado” por decirlo con bonitas palabras.

Emprender mola, te lo digo yo que llevo 3 años haciéndolo, pero lo que nunca te han dicho y he venido yo a contártelo es que emprender significa estar 10 meses trabajando por tu cuenta sin cobrar, quedarte más de 2 y 3 meses con menos de 10€ en la cuenta del banco y aún quedan 2 semanas para acabar el mes. Emprender significa arriesgar, echar mil y una horas delante del ordenador trabajando a todas horas. Emprender no es una moda, emprender es una forma de vivir y ver la vida. Por supuesto, no todo ha sido malo, ni mucho menos. Sino, por favor, avísame y dime que lo deje. Emprender me ha permitido conocer y trabajar en persona con gente a la que yo tenía por mi ídolo. Emprender me ha permitido a los 21 años independizarme y vivir la vida que yo quiero (o puedo, en muchos casos). Emprender me ha permitido estrellarme una y otra vez contra la pared, pero, sobretodo, emprender me ha permitido levantarme cada día con ganas de aprender una cosa nueva, algo que la universidad nunca había conseguido.

En todo este tiempo, que aunque parezca mucho, es bastante corto, me ha permitido hacer muchas cosas, montar muchos proyectos y fracasar una y otra vez. Hasta ahora esto es todo lo que he hecho:

  • Montar una tienda de gorras y fracasar el primer día pensando que vendería por el simple hecho de estar de moda y que el tráfico venía solo. Aquí aprendí qué era el marketing digital y que necesitaba aprender de todo esto.
  • Monté una web  de crónicas y análisis de partidos de fútbol. Aquí aprendí lo complicado que es llevar un proyecto con noticias diarias tú solo y sin poder “pagar” a más redactores para que escribiesen.
  • Empecé a montar este blog que una y otra vez he dejado abandonado por falta de obligación, organización y planificación. (También por falta de tiempo, pero esto es más secundario que lo primero)
  • Conseguí vender más de 50 unidades de un juguete a través de Amazon. Solo por el echo de aprender a vender en esta plataforma y así ya saber cuando viniesen mejores oportunidades. Lo conté en el blog de Dean Romero.
  • Paralelamente, a muchos de estos proyectos e ideas, monté una tienda online (https://www.naitus.es) con mi pareja en la que fabricamos nosotros mismos los productos. A la fuerza, hemos aprendido y seguimos aprendiendo sobre la gestión de un negocio, procesos de fabricación, maquinarias y problemas que traen, control de stock, control de materiales necesarios, vender online, gestión de pedidos, agencias de transporte y negociar con ellas, … y muchas otras cosas. Este proyecto sigue en pie y cada vez con mejores resultados.
  • Conseguí ser colaborador del profesor de uno de los cursos que yo mismo había comprado (y me costó lo suyo, incluso convencer a mi padre para que me ayudara a pagarlo) y pasar a ayudarle en diferentes tareas y acabar dando clases y tutorías de sus formaciones.
  • Gracias a todo esto, Carlos Bravo, me quiso en el equipo de su agencia durante 5 meses. Esto conllevó vivir fuera de casa 5 meses y volver a ver a mis amigos y familia cada fin de semana. Aquí conseguimos facturar más de 500.000 con el proyecto de un cliente. Solo duró 5 meses porque decidí dejar un “sueldo fijo” por volver a emprender y montar el siguiente proyecto.
  • Después de la agencia y de que mi compañero de clase, David, acabase su grado de Ingeniería Informática que ambos habíamos empezado a la vez, nos pusimos a tiempo completo a montar WhatsPromo. Meses más tarde y tras entrar en Bbooster, la primera aceleradora de España, abandoné el proyecto por visiones distintas con David.
  • Al entrar en la aceleradora, creé mi canal de YouTube para contar día a día lo que ocurre en una startup y no lo que te cuentan luego de tener éxito.
  • Tras este “palo” bastante gordo para mí, y después de una semana de vacaciones, me uní como CMO a Duely (y posteriormente, Streamloots), un mercado de valores para invertir en jugadores y equipos profesionales de esports realizado con tecnología blockchain. Dos razones por las que me incorporé a esta StartUp. La primera, el equipo es fantástico y creo que podríamos trabajar bastante bien y la segunda, la idea me parecía brutal. Esto nos ha permitido ir a Sillicon Valley (a la última fase de la mejor aceleradora del mundo, YCombinator), al Web Summit de Lisboa y conocer a muchas otras personas, inversores y asistir a otros tantos eventos.
    Tras esto, pivotamos a Streamloots, una plataforma que ayuda a que los streamers ganen más dinero creándose su propia colección de cartas, las cuales sus espectadores pueden comprar en cofres aleatorios. Estas cartas contienen beneficios y acciones interactivas con el propio streamer.

Y este es el resumen de lo que he hecho durante estos 3 años de emprendimiento. Aunque me dejo algunos que otros proyectos que no he puesto porque no han tenido relevancia suficiente ni como aprendizaje ni como éxito. Aunque sí que tengo varios proyectos de nicho que cada mes me reportan algunos pequeños beneficios por afiliación. No son proyectos como tal, más bien, partes de experimentos que voy realizando.

Estos 3 años también me han permitido aparecer en estos sitios:

Entrevista con Omar de La Fuente

Podcast con Emilio García

Entrevista en el Late Show de Joan Boluda

Podcast en KonCast

Post en el blog de metricool

Post en Start-Down sobre mis primeros 5 fracasos emprendiendo

Post en Vikinguard – Mi primer año con una tienda online

¡Si quieres seguir viendo qué es lo que hago durante el año y no esperarte a los resúmenes, puedes suscribirte a este blog aquí o suscribirte a mi canal de YouTube!

Espero que dentro de unos años, la lista de proyectos que haya hecho se haya ampliado considerablemente. Querrá decir que habré aprendido un montón más.